Operación Plomo Fundido (2008-2009)

El 27 de diciembre 2008, las FDI lanzan la operación Plomo Fundido en Gaza con el fin de alcanzar las infraestructuras y las rampas de lanzamiento de misiles de Hamás después de la persistencia de las actividades terroristas y de los disparos de cohetes desde la Franja de gaza sobre población civil israelí.

Las fuerzas de diferentes cuerpos del ejército atacaron decenas de blancos en toda la franja de Gaza tales como almacenes, puesto de mando, túneles, rampas de lanzamiento de proyectiles sobre Israel y lugares de fabricación y almacenamiento de armamento y misiles.

Paralelamente a estos ataques, el Ejército israelí abrió en varias ocasiones los pasos fronterizos de Kerem Shalom y de Erez con el fin de permitir el paso de ayuda humanitaria, comida, medicinas y ambulancias con destino a la franja de Gaza. Dos semanas después del principio de la operación, una “sala de operaciones humanitaria“ fue organizada en Tel Aviv para gestionar el traspaso de ayuda humanitaria y aportar una respuesta a la necesidad de ayuda logística que la población palestina necesitaba durante la operación. De manera simultánea, el ejército israelí proclama un alto el fuego diario de unas horas para que la población civil pueda abastecerse de comida, material, medicinas y carburante.


Veintidós días después del principio de la operación, el gabinete de seguridad israelí decidió un cese de las hostilidades en la Franja de Gaza.

El informe Goldstone publicado en septiembre 2009, afirmaba que las FDI habían deliberadamente tomado por objetivo a civiles de Gaza durante la Operación Plomo Fundido y acusaba al Hamás y a Israel de crímenes de guerra. Estas acusaciones fueron inmediatamente rechazadas por el ejército israelí. Año y medio después de su publicación, el juez Goldstone revisó su posición en un editorial para el Washington Post, asegurando que las FDI no tuvo nunca por objetivo la población civil, al contrario que Hamás, quien lanzaba misiles contra centros de población civil israelíes. El ejército israelí se esfuerza en operar de acuerdo con el derecho internacional, en particular en lo que se refiere a la protección de los civiles que se encuentran en las zonas de operaciones. Hamás utiliza regularmente a civiles como escudo humano, situando escondites y fábricas de armas a  proximidad de hospitales y escuelas.

 

 

compártelo:

Comments: