Cumpliendo el último sueño de un soldado

matan banner

 

Después de varios años de servir al país, al liberarse de las FDI,  los jóvenes israelíes suelen viajar por el mundo. Tres meses antes de liberarse del ejército y poder cumplir su sueño de viajar al exterior, el Sargento Primero Matan Gotlib cayó en batalla durante la operación Margen Protector. Sus amigos decidieron conmemorar a Matan de una forma especial: un viaje en su honor.

Durante la Operación Margen Protector, el Sgto. 1ro. Matan Gotlieb, soldado de combate de la unidad de élite Maglan, fue asesinado junto a otros dos soldados de su compañía. Matan murió antes de cumplir su sueño de viajar por el mundo después de liberarse de las FDI. Sus amigos, quienes se liberaron después de la operación, encontraron una forma creativa de hacer este sueño realidad. Ellos diseñaron una calcomanía para colocar en los diferentes lugares que visitarían durante sus respectivos viajes por el mundo.

Durante la operación, Matan le envió a un amigo un mensaje y lo firmó con el saludo “Peace Ya Man”, un saludo informal en ingles. El amigo, un soldado de combate en la Brigada de Paracaidistas, quien también se encontraba luchando en la Franja de Gaza durante la operación, no se encontraba con su teléfono y sólo logró ver el mensaje después de la muerte de Matan.

“Era obvio para nosotros que teníamos que recordar a Matan durante nuestro paseo y de alguna forma sacarnos fotos con él en el exterior”, explicó Adi, uno de los amigos de Matan que viajó a África. “A Matan le encantaba viajar. Tenía planeado explorar el mundo después del ejército y por eso todos sus amigos creamos este proyecto para conmemorarlo y llevarlo con nosotros en nuestros viajes, y recordar lo que él realmente amaba “.

Uno por uno, los amigos de Matan se embarcaron en sus viajes y se llevaron con ellos las calcomanías de Matan. Las calcomanías han viajado por muchos lugares del mundo, y hasta ahora Matan ha dejado su huella en continentes tales como África, Europa, Sudamérica y Norteamérica.

Ya son ocho meses que Matan no está con nosotros, pero no hay ni un día en el que sus amigos o su familia no piensan en él. Bendita sea su memoria.

 


compártelo:


Comments: